Cómo aprovechar las ventajas del Moves III en el renting

Al igual que su predecesor, el MOVES II, cualquier usuario que contrate un renting durante al menos 2 años puede solicitar acogerse al Plan MOVES III, siempre y cuando cumpla con los requisitos establecidos por cada comunidad autónoma, ya que son los gobiernos regionales (o de las ciudades autónomas) los encargados de lanzar su propia convocatoria para poder registrar la solicitud.

Para el caso de las administraciones públicas, así como de cualquier autónomo y/o particular, desde Alphabet explican que cualquiera de ellos que haya contratado su vehículo en renting, desde el pasado 10 de abril inclusive, puede acogerse a esta ventaja, aunque la solicitud de la ayuda solo se puede registrar desde el momento en que se publique la convocatoria de la misma en sus respectivas Comunidades Autónomas.

Para el sector público, deberán tenerse también en cuenta plazos de publicación de posibles licitaciones.

En el caso de que el solicitante sea una empresa privada, deberá esperar a que la Comunidad Autónoma correspondiente lance su plan para poder hacer la solicitud, debiendo adquirir el vehículo con carácter posterior a la misma. Cabe recordar que el Plan MOVES II continúa vigente por lo que, si no se desea esperar a la convocatoria del MOVES III, podrán seguir presentando las solicitudes al Plan MOVES II siempre que aún sea posible por plazos y fondos disponibles.

Las cuantías económicas pueden ir desde los 1.700 hasta 9.000 euros, dependiendo del beneficiario (empresas, autónomos, sector público y particulares), del tipo de vehículo y de si se aporta vehículo para achatarramiento.

Lo hemos leído aquí

CEMENTERIOS DE COCHES ELÉCTRICOS: EL FRACASO DEL CARSHARING EN FRANCIA Y CHINA

Coche eléctrico y coche compartido son dos conceptos que desde hace tiempo están estrechamente relacionados. Las políticas medioambientales han conseguido que la industria automovilística esté virando hacia nuevos modelos de movilidad sostenible. A su vez, los usuarios son cada ves más reacios a descapitalizarse para adquirir un auto nuevo, lo que explica que las plataformas de coches de alquiler estén en plena expansión.

Los usuarios son cada ves más reacios a descapitalizarse para adquirir un auto nuevo

El binomio que ofrece la ley de la oferta y la demanda en este campo se está consolidando en muchos países y se está encaminando a convertirse en una solución de futuro. Motorizaciones ecológicas y las ventajas propias que comporta el coche de alquiler -el usuario no tiene que correr con los gastos más habituales- es lo que lleva a muchos conductores a hacer un cambio de paradigma y desechar la idea de comprarse un coche como hasta ahora solía suceder.

En algunas ocasiones, no obstante, las expectativas puestas sobre un negocio que combina el coche eléctrico con el carsharing no consiguen dar los frutos esperados. En 2018, la empresa francesa Autolib, que tenía la concesión del servicio municipal de carsharing de París, Lyon y Burdeos, cesó la actividad tras acumular una deuda de cerca de 200 millones de euros. El deterioro de los vehículos y la suciedad en su interior, con colillas o restos de comida visibles, le hizo perder suscriptores con el paso del tiempo.

Autolib llegó a contar con una cartera de 150.000 abonados y una flota de 4.000 coches, todos idénticos, fabricados por la compañía francesa Bolloré. Los automóviles eran del modelo BlueCar, un utilitario con un buen comportamiento sobre el papel: hasta 250 km de autonomía en ciudad y unos 140 km en carretera a una velocidad máxima de 110 km/h. Su talón de Aquiles es que se trata de un coche que se descarga rápidamente si está parado y sin enchufar a una toma eléctrica. Por dicho motivo, las previsiones de alcanzar 320.000 suscriptores en 2023 fue un sueño truncado que llevó a la compañía a la ruina.

Aun así, Autolib consiguió deshacerse de alrededor de un millar de ejemplares, que vendió a través de la empresa comercializadora de vehículos de ocasión Autopuzz. El gancho para convencer a los clientes fue fijar unos precios de venta muy atractivos. El primer lote de 50 coches se vendió a 3.700 euros la unidad. Cada nuevo lote que salía al mercado fue a un precio superior, pero en ningún caso sobrepasaba los 5.000 euros.

El resto de la flota, unos 3.000 coches, siguen sin dueño y se amontonan en un descampado de la localidad de Romorantin-Lanthenay como da fe un usuario de Twitter que ha dado con el lugar donde está reunida la colección de coches.

Un usuario de Twitter que ha dado con el lugar donde está reunida la colección de coches.

También en China se ha reportado el fenómeno de flotas de coches eléctricos abandonados. En la provincia de Chongqing, ubicada en el centro del país, cientos de unidades del Lifan 330 EV 01 se alinean en medio de los matorrales de un descampado luego que la plataforma Panda Auto, perteneciente a la propia marca del utilitario, tuviera que echar el cierre a causa de la crisis financiera de la compañía automovilística.

Fundada en 2015, Panda Auto puso al servicio de sus más de 4 millones de usuarios registrados cerca de 20.000 automóviles. La empresa de sharing operaba en 12 ciudades, incluidas Hangzhou, Chengdu y Zhengzhou y había conseguido una licencia para probar la conducción autónoma en Chongqing.

Precisamente, es en un lugar remoto de esta última provincia donde cientos de ejemplares del Lifan 300 se amontonan en un descampado. El estado de abandono es total. En algunos casos, los hierbajos han crecido hasta tal punto que los coches quedan parcialmente sepultados por las ramas.

En Hangzhou también se ha localizado otro paraje lleno de coches eléctricos abandonados. En este caso pertenecen a una empresa de alquiler de automóviles llamada Microcity, que según el propietario del gigantesco aparcamiento, paga 4.000 euros mensuales para tenerlos allí aparcados a la espera de encontrar una salida más beneficiosa.

Lo hemos leído en La Vanguardia

La clave para evitar que la DGT no dé de baja tu coche si no ha pasado la ITV

Cada año (o cada dos si el coche tiene menos de 10 años) llega el gran examen para nuestro vehículo: pasar la ITV. Después de pedir la cita previa es el momento de que los mecánicos especializados del centro de la Inspección Técnica de Vehículos que hayamos escogidos examinen al detalle cada parte del coche para que este sea apto para la circulación. Desde las luces, hasta los neumáticos, todo debe estar en orden para conseguir la pegatina y poder así circular en regla durante otros dos años.

El Boletín Oficial del Estado (BOE) incluyó el pasado 13 de abril un nuevo Real Decreto 265/2021 que se aplicará a partir de 2022 con el que modifica el Reglamento General de Vehículos y que incluye una serie de novedades sobre los vehículos al final de su vida útil. Todas ellas se recogen en una carta que la DGT enviará a miles de conductores a lo largo de 2021.

Entre estas clausulas destaca aquella que pretende acabar con los ‘coches zombie’, es decir, aquellos que están dados de baja de forma temporal, con lo que no pagan impuestos ni seguros, pero que en realidad siguen circulando. La modificación, que se pondrán en marcha en 2022, establece que si pasado un año el usuario no solicita la prórroga de la baja, el coche pasará automáticamente a estar de nuevo en situación activa, debiendo de pagar de nuevo todos los impuestos y seguros pertinentes. Las prórrogas se podrán tramitar en la Jefatura de Tráfico como máximo dos meses antes de la fecha de finalización de dicha baja.

Hasta la fecha no había ningún límite de tiempo para las bajas temporales de los coches, por lo que se había multiplicado el número de vehículos que se encontraban en ese limbo legal que les permitía circular exentos de pagos.

La DGT también establece en el Real Decreto 265/2021 que:

“En el caso de que cualquier Jefatura de Tráfico acuerde la baja definitiva de oficio, mediante la oportuna resolución, por existir la presunción de que el vehículo no existe o no circula al no haberse cumplido las exigencias en materia de inspección ITV obligatoria y de seguro de responsabilidad civil de suscripción obligatoria en los últimos diez años. Esta baja definitiva de oficio, en cualquier caso, no impide que si el vehículo cumple a posteriori las condiciones para poder volver a obtener la autorización administrativa para circular, pueda ser rehabilitado.»

La carta de la DGT que llegará a los hogares de los conductores a lo largo de este año, también recoge una modificación que afecta a los coches declarados como siniestro total. Y es que todos ellos estarán obligados a superar la Inspección Técnica de Vehículos (ITV) si pretenden seguir rodando por nuestras carreteras. Con ello se pretende ´confirmar que el vehículo que se ha reparado tras declarase como siniestro total, sea completamente seguro y cumpla con todas las condiciones técnicas exigidas por la administración. De igual modo servirá para que si el coche se revende, conste que ha sufrido anteriormente un grave incidente que lo inhabilitó durante un tiempo.

Otra novedad reflejada en la carta de la DGT será que a partir de ahora se podrá dar de baja definitiva de oficio a un vehículo que lleve 10 años sin pasar la ITV o sin estar debidamente asegurado. La baja, que se tramitará por la Jefatura Provincial de Tráfico, podrá revocarse si posteriormente el titular del coche acredita la existencia del vehículo y el cumplimiento de los requisitos para obtener el permiso de circulación.

Lo hemos leído aquí

Depresión y Conducción

Depresión y conducción El 5% de los varones y el 12% de las mujeres padecen depresión La depresión –enfermedad que padecen en torno al 5% de los varones y el 12% de las mujeres– tiene diversas manifestaciones. Una de las principales es el bajo estado de humor o ánimo, y de conducta (desinterés y visión […]