Adiós a los retrovisores tradicionales: por qué pronto llevaremos una cámara en vez de un espejo en el coche

Dicen que el primer retrovisor en un vehículo data de 1903 y que su inventora fue una mujer, Dorothy Levitt, que también fue la primera fémina en ganar una carrera de automovilismo. Más de un centenar de años después y sin haber sufrido cambios sustanciales, el futuro del espejo retrovisor está en entredicho. Parece que las cámaras han llegado para quedarse. Leer más

Cómo aprovechar las ventajas del Moves III en el renting

Al igual que su predecesor, el MOVES II, cualquier usuario que contrate un renting durante al menos 2 años puede solicitar acogerse al Plan MOVES III, siempre y cuando cumpla con los requisitos establecidos por cada comunidad autónoma, ya que son los gobiernos regionales (o de las ciudades autónomas) los encargados de lanzar su propia convocatoria para poder registrar la solicitud.

Para el caso de las administraciones públicas, así como de cualquier autónomo y/o particular, desde Alphabet explican que cualquiera de ellos que haya contratado su vehículo en renting, desde el pasado 10 de abril inclusive, puede acogerse a esta ventaja, aunque la solicitud de la ayuda solo se puede registrar desde el momento en que se publique la convocatoria de la misma en sus respectivas Comunidades Autónomas.

Para el sector público, deberán tenerse también en cuenta plazos de publicación de posibles licitaciones.

En el caso de que el solicitante sea una empresa privada, deberá esperar a que la Comunidad Autónoma correspondiente lance su plan para poder hacer la solicitud, debiendo adquirir el vehículo con carácter posterior a la misma. Cabe recordar que el Plan MOVES II continúa vigente por lo que, si no se desea esperar a la convocatoria del MOVES III, podrán seguir presentando las solicitudes al Plan MOVES II siempre que aún sea posible por plazos y fondos disponibles.

Las cuantías económicas pueden ir desde los 1.700 hasta 9.000 euros, dependiendo del beneficiario (empresas, autónomos, sector público y particulares), del tipo de vehículo y de si se aporta vehículo para achatarramiento.

Lo hemos leído aquí

La clave para evitar que la DGT no dé de baja tu coche si no ha pasado la ITV

Cada año (o cada dos si el coche tiene menos de 10 años) llega el gran examen para nuestro vehículo: pasar la ITV. Después de pedir la cita previa es el momento de que los mecánicos especializados del centro de la Inspección Técnica de Vehículos que hayamos escogidos examinen al detalle cada parte del coche para que este sea apto para la circulación. Desde las luces, hasta los neumáticos, todo debe estar en orden para conseguir la pegatina y poder así circular en regla durante otros dos años.

El Boletín Oficial del Estado (BOE) incluyó el pasado 13 de abril un nuevo Real Decreto 265/2021 que se aplicará a partir de 2022 con el que modifica el Reglamento General de Vehículos y que incluye una serie de novedades sobre los vehículos al final de su vida útil. Todas ellas se recogen en una carta que la DGT enviará a miles de conductores a lo largo de 2021.

Entre estas clausulas destaca aquella que pretende acabar con los ‘coches zombie’, es decir, aquellos que están dados de baja de forma temporal, con lo que no pagan impuestos ni seguros, pero que en realidad siguen circulando. La modificación, que se pondrán en marcha en 2022, establece que si pasado un año el usuario no solicita la prórroga de la baja, el coche pasará automáticamente a estar de nuevo en situación activa, debiendo de pagar de nuevo todos los impuestos y seguros pertinentes. Las prórrogas se podrán tramitar en la Jefatura de Tráfico como máximo dos meses antes de la fecha de finalización de dicha baja.

Hasta la fecha no había ningún límite de tiempo para las bajas temporales de los coches, por lo que se había multiplicado el número de vehículos que se encontraban en ese limbo legal que les permitía circular exentos de pagos.

La DGT también establece en el Real Decreto 265/2021 que:

“En el caso de que cualquier Jefatura de Tráfico acuerde la baja definitiva de oficio, mediante la oportuna resolución, por existir la presunción de que el vehículo no existe o no circula al no haberse cumplido las exigencias en materia de inspección ITV obligatoria y de seguro de responsabilidad civil de suscripción obligatoria en los últimos diez años. Esta baja definitiva de oficio, en cualquier caso, no impide que si el vehículo cumple a posteriori las condiciones para poder volver a obtener la autorización administrativa para circular, pueda ser rehabilitado.»

La carta de la DGT que llegará a los hogares de los conductores a lo largo de este año, también recoge una modificación que afecta a los coches declarados como siniestro total. Y es que todos ellos estarán obligados a superar la Inspección Técnica de Vehículos (ITV) si pretenden seguir rodando por nuestras carreteras. Con ello se pretende ´confirmar que el vehículo que se ha reparado tras declarase como siniestro total, sea completamente seguro y cumpla con todas las condiciones técnicas exigidas por la administración. De igual modo servirá para que si el coche se revende, conste que ha sufrido anteriormente un grave incidente que lo inhabilitó durante un tiempo.

Otra novedad reflejada en la carta de la DGT será que a partir de ahora se podrá dar de baja definitiva de oficio a un vehículo que lleve 10 años sin pasar la ITV o sin estar debidamente asegurado. La baja, que se tramitará por la Jefatura Provincial de Tráfico, podrá revocarse si posteriormente el titular del coche acredita la existencia del vehículo y el cumplimiento de los requisitos para obtener el permiso de circulación.

Lo hemos leído aquí

Más de 2 millones de personas mayores de 65 años viven solas

Más de 2 millones de personas mayores de 65 años viven solas

Más de 4,7 millones de personas viven solas en España. De ellas, cerca de 2 millones tienen más de 65 años, de las que el 72% son mujeres.

La experiencia, la práctica cotidiana y las investigaciones anuales que realiza Cruz Roja sobre la vulnerabilidad social de las personas y grupos atendidos por la Organización, permiten identificar que los principales retos que afrontan las personas mayores son la soledad y el aislamiento social, además de la promoción de la autonomía personal y la protección a la dependencia, la pobreza, la discriminación por edad, el abuso y/o la negligencia y la falta de un papel social acorde a su contribución a la sociedad y su peso demográfico.

El impacto de la soledad y su tremendo coste humano y económico preocupan especialmente a Cruz Roja. Precisamente, uno de los compromisos que ha adoptado la Organización en su última Asamblea General hace referencia a “Contribuir a romper el aislamiento y la soledad de las personas en situación de vulnerabilidad”. Es importante entender dos cosas: No todas las personas que están solas experimentan soledad, y hay muchas personas que se sienten solas estando acompañadas.

La experiencia, la práctica cotidiana y las investigaciones anuales que realiza Cruz Roja sobre la vulnerabilidad social de las personas y grupos atendidos por la Organización, permiten identificar que uno de los principales retos que afrontan las personas mayores son la soledad y el aislamiento social

La labor de Cruz Roja para reducir la soledad y el aislamiento social involuntario se lleva a cabo mejorando su bienestar emocional y restaurando sus conexiones sociales a través del voluntariado. Más de 42.000 personas son voluntarias de Cruz Roja con personas mayores. Un dato a tener en cuenta: el voluntariado de Cruz Roja Española realizó el pasado año 2018 más de 200.000 horas de acompañamiento a 40.503 personas mayores afectadas por la soledad, no sólo en el domicilio, sino generando relación con su entorno, ya sea físicamente o a través de herramientas digitales. En ocasiones, simplemente a través de una Tablet, se puede crear una red de amistad, relaciones y apoyo mutuo entre personas a las que afecta la soledad y facilitar la conexión entre personas muy alejadas entre sí.

La soledad es un sentimiento subjetivo negativo de falta de compañía y apoyo. Partiendo de esta base, -aunque generalmente se asocia al envejecimiento- la soledad no es un problema exclusivo de las personas mayores ni afecta a todas ellas. Muchos eventos vitales pueden provocar crisis de identidad que dificultan las conexiones sociales y desencadenan situaciones de soledad en determinados momentos del ciclo vital. Estas situaciones de soledad coyuntural pueden cronificarse.

Muchas de las problemáticas descritas anteriormente, como la soledad y el aislamiento de las personas mayores, se relacionan con un modelo social que tenemos que cambiar para configurar, como dicen los expertos, una sociedad que cuida. Una sociedad que no aparca a las personas mayores. Es preciso conciliar políticas sociales, laborales, sanitarias, económicas, fiscales y de vivienda para garantizar una vida digna a las personas mayores y una sociedad inclusiva que evite la brecha intergeneracional. También lo es entender que se trata de un reto de conjunto: administraciones públicas, agentes sociales, Tercer Sector y sociedad en general.

¡Adiós soledad! La historia de Ramona y Jerónima

Ramona y Jerónima son participantes del Programa de Mayores de Cruz Roja y juntas han enfrentado su situación de soledad para decirle adiós. Con el acompañamiento de la Organización y su apoyo mutuo realizan actividades juntas todas las semanas. Sin duda una historia de superación.

Cruz Roja, comprometida con las personas mayores

Cruz Roja lleva más de treinta años desarrollando programas destinados a este sector de la población con el objetivo de mejorar la calidad de vida de las personas mayores en su proceso de envejecimiento, reduciendo las desigualdades de género identificadas y en nuevas áreas que hasta ahora no eran tan evidentes como la soledad, falta de autonomía personal, deterioro cognitivo, abuso o negligencia, la pobreza, etc. Y también en las circunstancias que les rodean (contexto social y familiar, coyuntura socioeconómica…etc.).

Cruz Roja adoptó en su Asamblea General de 2019 el compromiso de ‘contribuir a romper el aislamiento y la soledad de las personas en situación de vulnerabilidad’

La intervención actual de Cruz Roja con personas mayores está dirigida a: aumentar la capacidad de su autonomía personal, mantener y mejorar sus funciones cognitivas, reducir la soledad y el aislamiento social involuntario, incorporar y mejorar hábitos saludables, impulsar el envejecimiento activo, mejorar su protección y su capacidad para afrontar posibles situaciones de maltrato, así como cuidar y apoyar a quienes cuidan de personas mayores. Cruz Roja trabaja con las personas mayores para mejorar su bienestar emocional y restaurar sus conexiones sociales.

Descarga imágenes (HD):

RECURSOS

Minutado: Actividad Cruz Roja con Personas Mayores: 00:00:10 Historias de Ramona y Jerónima 00:02:03

TOTALES

Joaquín Pérez (Responsable del Programa de Personas Mayores de Cruz Roja) 00:09:37

 

LEER ARTÍCULO EN ORIGEN